Mares de arroz en Filipinas

Después del paso por la ciudad de Vigan, en la provincia de Ilocos en la isla de Luzón, mi siguiente parada sería Baguio, un descanso corto, de una noche, solamente para seguir rumbo a Sagada y Banaue. Estos dos pueblos, entre otros, situados en la provincia de Ifugao son conocidos por su entorno, la belleza del paisaje configurado gracias a las terrazas de arroz construidas hace más de 2.000 años. Un paisaje de arrozales perfectamente adaptado a las curvas del relieve gracias al pueblo ifugao. Muchos consideran estas obras agrónomas la octava maravilla del mundo. No es para menos, los pueblos de la Cordillera representan una armonía excepcional del hombre con la naturaleza, paisajes inundados por mares de verde y amarillo, dependiendo de la temporada.

Baguio, un pueblo de paso para llegar a los pueblos de la Cordillera

Baguio, un pueblo de paso para llegar a los pueblos de la Cordillera

Paisajes de la región de la Cordillera

Paisajes de la región de la Cordillera

En la ruta por la cordillera

En la ruta por la cordillera

Por su belleza, su antigüedad y el trabajo que suponen las terrazas de la Cordillera de la isla de Luzón fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1995 y declaradas en peligro entre los años 2001 y 2012. El área que ocupan las terrazas de arroz es muy extensa pero son solamente 5 áreas localizadas en 4 municipalidades las que están inscritas en la UNESCO. Las cinco áreas son Nagacadan, Hungduan, el área central de Mayoyao, Bangaan y Batad, estas últimas las áreas que tuve la oportunidad de visitar.

Sagada, un pueblo rodeado por arrozales

Sagada, un pueblo rodeado por arrozales

Locales trabajando en los campos de arroz

Locales trabajando en los campos de arroz

Terrazas de Banaue

Terrazas de Banaue

Son verdaderamente obras de arte. Alcanzan altas alturas y están construidas en pendientes más empinadas que otras terrazas de arroz. El complejo de Ifugao está hecho con paredes de piedras y barro, con un cuidadoso talle del entorno natural de las montañas para poder construir campos con estanques. Su complejo sistema de irrigación, trayendo agua para la cosecha desde lo alto de las montañas y así elaborar un sistema de labranza, refleja una obra maestra de ingeniería agrónoma que todavía hoy es presente.

Montañas de arroz en Banaue

Montañas de arroz en Banaue

Terrazas de Banaue

Terrazas de Banaue

Las casas con el material de trabajo para labrar el arroz

Las casas con el material de trabajo para labrar el arroz

Infinitamente verde

Infinitamente verde

El mantenimiento de estas terrazas después de más de 2.000 años refleja una cooperación de toda la comunidad que se basa en el conocimiento detallado de los recursos biológicos existentes en el ecosistema de la región de Ifugao. También respetan los ciclos lunares, planifican y conservan el suelo, tienen un buen dominio sobre el control de las pestes basado en el procesamiento de las variedades de hierbas, y por supuesto todos estos conocimientos se acompañan de ritos religiosos.

Figuras relacionadas con las diferentes etnias de los pueblos ifugao custodian los arrozales de Banaue

Figuras relacionadas con las diferentes etnias de los pueblos ifugao custodian los arrozales de Banaue

Sagada, mi primera parada, es un pueblo tranquilo, durante el mes de junio hay poco turismo y por las calles apenas se ven extranjeros. Los dos días que pasé en medio del océano de arroz que me rodeaba los dediqué a caminar por las mañanas y a descansar por las tardes. Alrededor de Sagada se pueden visitar también las cuevas Sumaging y las tumbas colgantes.

Las tumbas colgantes de Sagada

Las tumbas colgantes de Sagada

Para llegar hasta Banaue, uno de los puntos que se consideran más visitados de la zona tuve que tomar un Jeepney hasta Bontoc, uno de esos Jeeps militares que los norteamericanos dejaron después de la II Guerra Mundial y los filipinos tunearon hasta convertirlos en un emblema nacional. Desde este pueblo un jeep me llevó hasta Banaue. Este pueblo es un valle abrazado por arrozales, el pueblo puede parecer feo para cualquiera, pero su ubicación y la gente con la que me crucé hicieron de Banaue un pueblo agradable y bonito a mis ojos.

 

Un típico Jeepney

Un típico Jeepney

El jeep que me llevó de Bontoc a Banaue tuvo una avería por el camino

El jeep que me llevó de Bontoc a Banaue tuvo una avería por el camino

Banaue, un pueblo rodeado de arrozales

Banaue, un pueblo rodeado de arrozales

Las terrazas de Banaue

Las terrazas de Banaue

El arroz en la planta

El arroz en la planta

El arroz en el proceso de secado

El arroz en el proceso de secado

Después de unos días por este pueblo y con cientos de fotos de las terrazas de arroz volví a Manila. Allí, al día siguiente, a las 18.00 zarpaba mi barco, el April Rose, un barco que jamás olvidaré. ¡No te pierdas el siguiente post!

El verde intenso de los arrozales

El verde intenso de los arrozales

Las terrazas de Banaue

Las terrazas de Banaue

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s