Vivir en Winterland, las montañas rocosas de Canadá

Llegué antes que el crudo frío se asentara en este rincón norte del mundo.  Durante 20 días el sol brillaba, calentaba e iluminaba Banff casi a diario, este pequeño pueblo de las montañas rocosas canadienses. La majestuosidad de la naturaleza no dejaba de asombrarme cada día que despertaba y miraba a mí alrededor. Cuesta creer que tanta belleza se reúna en un solo lugar y que además yo pueda ser testigo diario de ella. Como siempre, los primeros días en un nuevo lugar, experimenté  sentimientos controvertidos, miedo, incertidumbre, alegría, emoción, soledad. Poco a poco encontré todo lo que necesitaba para asentarme durante unos meses en este pequeño lugar. Con casa y trabajo, me fui sintiendo de nuevo en una nueva zona de confort.  Si más no en una cierta estabilidad para seguir el rumbo del cambio, seguir conociendo lugares y aunar experiencias diferentes.

El 31 de octubre, después de 19 días de verano otoñal cayó la primera nevada, con ella el frío. El asombro nunca cesó.  Ya decían todos los locales, Halloween traerá los primeros copos de nieve. Al día siguiente la nieve vino con más fuerza todavía, y a mediados de mes una gran nevada convirtió a Banff y las rocosas en una postal invernal. Este es un lugar fotogénico, hostil, gélido, apabullante, salvaje, asombroso. Un lugar, que a pesar del paralizador frío me ha atrapado por su belleza natural.

Vivir aquí significa vivir dentro de un parque nacional  en las montañas rocosas canadienses (Banff National Park). Significa practicar y aprender infinitos deportes al aire libre, sea invierno o verano las posibilidades son interminables. Significa tener al alcance la posibilidad de encontrarse con vida animal salvaje inédita de este lugar del mundo. Lo que la naturaleza ofrece en este lugar del planeta solo el que lo experimenta con sus propios ojos lo puede apreciar. Las fotos ayudan, pero la emoción y la realidad de verlo en persona es una impresión maravillosa que aconsejo vivir a todo el que pueda.

Anuncios

10 pensamientos en “Vivir en Winterland, las montañas rocosas de Canadá

  1. airunlig

    Me encanta la zona, lo sabes, me enamora ver tus fotos por ser una de las partes del mundo de la que estoy enamorada sin nisiquera haber estado. Ojalá sea capaz de ver esos fantásticos lugares con mis propios ojos alguna vez. Disfruta!

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  2. Javier

    Que hermoso lugar, realmente Canadá tiene lugares impresionante, tuve la oportunidad de estar en Ontario hace ya un tiempo y de verdad que me gustaria irme a vivir por esos lugares de Alberta. Gracias por las fotos, y por motivarme aun mas a poder ir. En dos años pensamos con mi esposa emigrar desde la Argentina hacia esas tierras maravillosas.
    Segui disfrutando y pasandola bien. Abrazos desde Rosario.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s