Archivo de la categoría: Malasia

¿A qué suena Borneo?

Y al fin aterricé en la isla de Borneo; en su parte malasia, en la capital del estado de Sabah, Kota Kinabalu. Muchos viajeros que ya habían pasado por la tercera mayor isla del Planeta (dejando a Australia en la categoría de Isla Continente) me habían asegurado mucha belleza natural, orangutanes en cautividad y diversión subacuática. No me quise ilusionar con tantas expectativas y me deje llevar por la experiencia que yo iba a vivir. Abrí bien los ojos y los oídos para absorber todo lo bueno y lo malo de este nuevo destino.

Sigue leyendo

Anuncios

El bosque tropical más antiguo del mundo

Kuala Lumpur, Islas Perhentian, Kota Bharu, Taman Negara, Sabah en Borneo…fue mi ruta por Malasia durante 30 días. 30 días de paisajes dispares, vegetación frondosa, cultura islámica, gastronomía exquisita, gente afectuosa, una fauna y flora única en el mundo y  una gran urbe como base principal.

Sigue leyendo

El desconocido aceite de palma

Presente desde que nos levantamos hasta la hora de irnos a dormir. El aceite de palma se encuentra en pasta de dientes, productos cosméticos, alimentos de todo tipo que consumimos diariamente, detergentes para la ropa…  Es el mismo aceite que provoca la pérdida de selva autóctona y la extinción de centenares de especies animales de países como Malasia e Indonesia, los que encabezan el ranking de productores y exportadores de aceite de palma. Esta sustancia no es sólo nociva para el medio ambiente, también es para nuestra salud.

¿Qué es el aceite de palma?

Es un aceite muy popular, de origen vegetal, se obtiene de la semilla que producen las dos especies de árbol de aceite de palma. El árbol Africano y el árbol Americano de aceite de palma, especies que crecen en Ghana, Papúa Nueva Guinea, Colombia, Malasia e Indonesia. Son originarios del continente africano y fueron introducidos en los dos últimos países mencionados para proveer a una creciente demanda de aceite durante el período colonial, resultado de la Revolución Industrial para ser usado como lubricante en motores de vapor y la producción de jabones. Las áreas de estos países donde más árboles de aceite de palma se concentran son Borneo y Sumatra.

¿Por qué y para qué?

Es el aceite más productivo hoy en día; su cosecha por unidades es 5 y 10 veces más alta que la semilla de colza o los granos de soja respectivamente. El aceite de palma ha sido usado para usos culinarios durante cientos de años, particularmente en el sudeste asiático, pero no ha sido hasta hace unas décadas que ha empezado a causar problemas. Se ha convertido en una industria internacional. La razón: su rentabilidad.  De un árbol se puede sacar un 50% de aceite, se saca mucho más aceite de una palmera que de un puñado de olivas, hecho que abarata el aceite de palma como producto. Es por eso que es el ingrediente que lidera muchos de los artículos que consumimos diariamente.

Precios Internacionales del aceite de palma

Precios Internacionales del aceite de palma

Su industria mueve millones de dólares. La producción del aceite de palma representa el 35% del aceite vegetal comestible que se consume a nivel mundial con una producción del 85% originario solamente de Malasia e Indonesia. Con una producción individual de más de 18 millones de toneladas. A nivel mundial, alrededor de 50 millones de toneladas de aceite de palma se producen anualmente, en un área de plantación de unas 12 millones de hectáreas. Un reporte de World Bank and Asia Development Bank anuncia que la industria del aceite de palma malasia da trabajo a  570.000 personas y produce beneficios de más de 68 billones de ringgits (más de 15 billones de euros)  por año.  Otro dato, proveniente de la Federación Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite con sede en Colombia, refleja que las exportaciones de aceite de palma de Malasia del 1 al 20 de octubre del 2013 aumentaron, con 1.026.488 toneladas. Según Intertek Testing Services, los mayores envíos fueron realizados a China y a la Unión Europea, que incrementaron sus compras en 42% y 12%, respectivamente.

El uso de este producto se encuentra mayoritariamente en la industria alimentaria y cosmética y aunque a niveles más bajos, un 2% según Net Balance Foundation  (2013),  la industria del combustible biológico o biofuel está en auge, para la cual Indonesia, a día de hoy, tiene más de 6 millones de hectáreas dedicadas a esta industria.

Variación de precios del aceite de palma durante 2013- Fuente: Official Portal of Malaysian Palm Oil Board

Variación de precios del aceite de palma durante 2013- Fuente: Official Portal of Malaysian Palm Oil Board

 

Consecuencias

Medio ambiente

La rápida expansión de esta industria ha acelerado el proceso de deforestación, según Unilever, una de las principales multinacionales compradoras de aceite de palma,  un área del tamaño de Grecia se arrasa anualmente por la producción de este aceite. Datos de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) indican que solo en Indonesia, la pérdida de selva en 10 años ha sido de 498.000 hectáreas o lo que equivaldría a 55 campos de rugby por hora. Actualmente, el terreno destinado en este país del sudeste asiático a la plantación del aceite de palma es de 8 millones de hectáreas con una previsión de 13 millones para el 2020 (PWC).

El procesamiento del aceite de palma produce grandes cantidades de desperdicios sólidos, en forma de hojas, racimos vacíos, fibras, cáscaras y residuos de la extracción. Normalmente, las fibras, cáscaras y otros residuos sólidos se queman como combustible, para producir vapor. La quema incontrolada de los desechos sólidos, y el escape del  aire causan contaminación atmosférica.

Así, la deforestación en Indonesia provoca un 20% de los gases de efecto invernadero a nivel global, convirtiéndolo en el tercer mayor emisor mundial después de Estados Unidos y China.

La extinción del paisaje autóctono también origina una disminución de fauna y flora que habita en las nuevas plantaciones de aceite de palma. En las zonas de Borneo y Sumatra, dos de las regiones con más biodiversidad del mundo, especies en peligro de extinción como el orangután o el tigre de Sumatra se han visto resentidas en las últimas décadas.

Las vidas de personas indígenas también se han visto perjudicadas por este aceite. La pérdida de su tierra y sustento, su salud y su cultura han sido amenazadas por estas plantaciones tan enriquecedoras para otros.  Quién se opone a las plantaciones es criminalizado porqué los gobiernos de estos países son los que promocionan esta industria con, por ejemplo,  leyes y regulaciones hechas a medida de las multinacionales plantadoras.

Salud

Existen detractores y partidarios del aceite de palma. Los primeros  alegan, entre otras afirmaciones, que el aceite de palma contiene una alta proporción de grasas saturadas, algo que afectaría a los niveles de colesterol LDL en sangre. En una publicación perteneciente a Agricultural Research Service (ARS), dependiente del departamento de Agricultura del Gobierno de Estados Unidos, los autores afirman que “el aceite de palma no es un sucedáneo saludable de los ácidos grasos trans para utilización por el sector alimentario”. Por otro lado, los incondicionales de esta substancia, como la página web http://www.palmoilhealth.org (perteneciente al Consejo de Aceite de Palma de Malasia),  afirman que “este tipo de aceite es rico en componentes químicos naturales importantes para la salud y la nutrición. Entre otros, es una fuente natural de carotenos y vitamina E, además de proveer ácidos grasos y otros micronutrientes con grasas solubles beneficiosas para nuestro organismo”.  Acaba con esta propaganda afirmando que “también provee abundantes calorías que nos dan mucha más energía para nuestro día a día”.

Productos y marcas que sí contienen aceite de palma

Productos y marcas que sí contienen aceite de palma

Con todo esto, parece que el aceite de palma no es aconsejable para el medio ambiente ni para nuestra salud. La realidad es difícil, es un producto presente en muchos de los productos que consumimos a diario, la mayoría, un 80% en la industria alimentaria (galletas, pasteles, chocolates, helados, cereales, patatas chips, margarinas, comida congelada, zumos…). Además, las leyes  no obligan a especificar en las etiquetas que tipo de aceite contienen los alimentos o los cosméticos, así el aceite de palma se etiqueta habitualmente como aceite vegetal. Está en la consciencia de cada uno apoyar o intentar cambiar de rumbo esta trágica y desconocida pérdida del medio ambiente.

–          Lista de alimentos libres de aceite de palma (según la ONG “Borneo Orangutan Survival

            Australia”)

–          Recetas con alimentos libres de aceite de palma

–          Presionar a gobiernos mediante ONG’s 

FUENTES

http://www.mpob.gov.my

http://www.wwf.org

http://www.orangutans.com.au

http://www.wikipedia.org

http://palmoilunderstanding.weebly.com/information-on-palm-oil.html

Cambio de escenario: Malasia

Finalmente, después de 6 meses por las antípodas cambié de escenario. Oceanía dejaba paso al sudeste asiático. El punto de inicio fue Kuala Lumpur, la ciudad más grande de Malasia. Su símbolo son  las torres gemelas más altas del mundo: las Torres Petronas, diseñadas por el arquitecto argentino César Pelli, son un espectáculo, una maravilla arquitectónica, una obra moderna de 452 metros cada una que embelesa las miradas de todos los turistas que llegan a la gran urbe.

Contrapicado de las Torres Petronas

Contrapicado de las Torres Petronas

Torres Petronas

Torres Petronas

En KL, como se la llama coloquialmente,  viven casi 2 millones de personas, aunque en su área metropolitana son casi 7. Para el que nunca ha estado en un país asiático las calles del centro de la ciudad brindaran las principales características de lo que es vivir en Asia. China Town y Little India son el epicentro de la cultura y la muestra tangible del día a día de la ciudad. Colores, olores, sabores, voces, gritos…y tú, una amalgama de diferencias entre oriente y occidente.

Templo hindú en China Town

Templo hindú en China Town

Templo chino en China Town

Templo chino en China Town

Rezando a los dioses hindús

Rezando a los dioses hindús

Templo hindú

Templo hindú

El sudeste asiático, donde no hay aceras en las calles, los puestos de comida callejera surgen a borbotones al caer el sol, las miradas persiguen a los occidentales en las calles poco transitadas por turistas, el olor a incienso surge de cualquier tienda, las fruterías callejeras son una paleta de colores vivos y frescos con formas y sabores únicos… Ese mundo que había conocido años atrás, con bastantes cambios,  en India, se abrió de nuevo antes mis ojos, un mundo del que me acabaría acostumbrando pero que de todas maneras nunca me dejaría de sorprender. Aun así, la capital malasia es una ciudad ordenada, grande, con mucho tráfico pero nada tiene que ver con las vecinas capitales del sudeste asiático. Es un buen principio para ir desentramando lo que esconden los demás países colindantes.

Puesto de comida en la calle

Puesto de comida en la calle

Ofrendas para los templos hindús

Ofrendas para los templos hindús

Templo chino

Templo chino

Malasia es un país conservador, algo que quizás no se aprecia a simple vista o no es tan evidente como en otros países. Pero, por ejemplo, los derechos de la comunidad LGBT (lesbianas, gais, bisexuales y personas transgénero)  son básicamente nulos. La Sección 377 del código penal prohíbe la sodomía tanto heterosexual como homosexual y la castiga con penas que pueden llegar a ser de 20 años de prisión, multas o castigos corporales:  Castigo por cometer relación sexual carnal en contra del orden de la naturaleza. 377B. Quien voluntariamente cometa una relación sexual carnal en contra del orden de la naturaleza será castigado con una pena de encarcelamiento por un periodo que puede llegar a extenderse hasta los 20 años, puede que también se le castigue con palizas.  Esta ley se basa en el Código Penal indio de 1860 y fue promulgada durante el régimen colonial británico. En 2009, India derogó su ley de sodomía.

Interior de la Mezquita Nacional, Masjid Negara

Interior de la Mezquita Nacional, Masjid Negara

Uno de los casos más conocidos es el de Anwar Ibrahim, el ex primer ministro de Malasia. En el año 1998 fue acusado de sodomía además de delitos de corrupción, estuvo encarcelado hasta el 2004, cuando la Corte Suprema revocó  la pena por sodomía. Debido a esa condena, se le prohibió ejercer la política hasta 2008. La directora adjunta del Programa de Amnistía Internacional para Asia y Oceanía, Donna Guest, afirmó: “La ley de sodomía viola los derechos de los gays malasios. De hecho, se utilizó como instrumento de represión política contra Anwar.”

Mujer rezando en la mezquita. Jalan Masjid en Little India

Mujer rezando en la mezquita. Jalan Masjid en Little India

Es fácil pensar que este conservadurismo o fuerte represión se debe a la religión mayoritaria en Malasia, el islam. Según las estadísticas de la web Pew Research, en 2010 un 61,4% de la población malaya era musulmana, cifra que representa un 1,1% del total de la población mundial que practica el islam. Es una conexión fácil. Aunque, cabe recordar que la sección 377 fue promulgada bajo el régimen colonial británico. Ciertamente, a lo largo de la historia, el islam ha tenido opiniones variadas sobre la homosexualidad. Tanto como otras religiones. También es cierto que el Corán y el Hadiz condenan explícitamente los actos sexuales entre personas del mismo sexo y la Sharia o ley islámica lo consideran un delito punible. Por otro lado también encontramos, en la literatura clásica árabe muchas referencias a la homosexualidad, en “Las mil y una noche” por ejemplo, abundan estas alusiones, también existen organizaciones musulmanas a favor de los derechos de la comunidad LGBT como la Fundación Al-Fatiha.

Es un debate infinito, pero al final las condenas y los castigos que se imponen son impuestos por las personas que representan el gobierno, de cómo ellas interpretan la ley. Aunque se comparen dos países regidos por la Sharia, sus leyes, sus penas y condenas serán distintas.